Los ciudadanos aprendieron a salvar vidas

Los ciudadanos aprendieron a salvar vidas

Profesionales del área de Salud de Estella ofrecieron nociones sobre el uso de desfibriladores y sobre cómo actuar ante un paro cardiaco

El jueves 19 de octubre, día de mercado en Estella, alrededor de 20 profesionales del Área de Salud ofrecieron formación práctica, en la plaza de los Fueros, sobre el uso de desfibriladores y sobre cómo actuar ante un paro cardiaco y una situación de urgencia.

La jornada se presentó el 16 de octubre, con motivo del Día Mundial de la Reanimación Cardiopulmonar, en la sala de actos del hospital García Orcoyen. Estuvieron presentes la gerente del Área de Salud, Marisa Hermoso de Mendoza; el alcalde de la localidad, Koldo Leoz; la jefa del Servicio de Urgencias, María del Mar Paternáin, y las médicas residentes Pepa Redín e Isis Fau. Ante el incremento de la presencia de aparatos de desfibriladores en la ciudad del Ega, desde el hospital consideraron interesante poner en marcha este proyecto educativo dirigido a facilitar a la población herramientas y modos de actuación ante una situación vital.

Formación en la plaza
La jornada del jueves incluyó talleres y simulaciones y cientos de vecinos y merindanos se acercaron hasta los porches donde profesionales sanitarios explicaron con detalle cómo salvar la vida de una persona que ha sufrido una parada cardiorrespiratoria. Los asistentes aprendieron a reconocer situaciones en las que la vida de una persona puede estar en riesgo y pautas sobre cómo dar aviso al 112, para evitar errores en la transmisión de la información y lograr la movilización de equipos más rápida posible. También se ofrecieron nociones básicas sobre masaje cardíaco y ventilación. Todo ello dentro de una dinámica participativa, con teatralización de escenas, simulación de conversaciones con los servicios de emergencias y prácticas de reanimación con muñecos. “Lo más importante es comprobar si está consciente o no y si respira o no respira. Si está inconsciente y no respira se puede decir que está en parada cardiorrespiratoria”, explicaban Pepa Redín e Isis Fau. También se informó sobre la localización de los desfibriladores externos semiautomáticos disponibles en Estella. “La ventaja de estos desfibriladores es que el mismo aparato ofrece las indicaciones necesarias de lo que hay que ir haciendo. Hay que atreverse a dar el chispazo ya que es a vida o muerte”, concluía Maria del Mar Paternáin, jefa del Servicio de Urgencias.
Con esta iniciativa, el hospital García Orcoyen participa de manera divulgativa con la ciudadanía y trabaja con el Ayuntamiento en la organización de otras posibles iniciativas útiles para los vecinos, tal y como desveló la directora del centro hospitalario, Marisa Hermoso de Mendoza. La asociación Teder, Mutua Navarra y la asociación El ABC también han colaborado con la iniciativa.

Cifras

Cada minuto de retraso en la realización de medidas de reanimación cardiopulmonar disminuye la supervivencia en un 10%.

Las paradas cardiorrespiratoria son causa de unas 30.000 muertes al año en España, producen secuelas cerebrales a partir de los cuatro o cinco minutos y la supervivencia se ve reducida prácticamente a cero pasados 10 minutos.

El 60% de las paradas suceden en domicilios y el 26% en lugares públicos.

El 80% de las paradas son presenciadas por otras personas.

En Navarra se producen 150 paradas cardiorrespiratorias al año.

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies