Listos para el abordaje

Listos para el abordaje

Desde hace cuatro años, una cuadrilla de jóvenes de Estella vive su propio cohete. Disfrazados, descienden en una peculiar barca el río Ega para llegar puntuales a la cucaña

Las aguas del río Ega se quedan pequeñas para estos marineros. “Hace cuatro años nos dio un puntazo, y al río”, asegura Borja Lezáun Pegenaute. Comenzaron su marcha con simples hinchables y tirándose al río para darse un chapuzón. La cuadrilla formada por diez integrantes ha terminado construyendo cada año una elaborada barca y disfrazándose al unísono. “Lo importante es hacer el espectáculo”, argumenta otro miembro de la cuadrilla, Miguel Ulzurrun Martínez. Pronto se verá con qué sorprenden este año en la cucaña.

“No nos gusta el cohete. Preferimos iniciar las fiestas a nuestro modo”

“El cohete es muy aburrido y no hay gente ni ambiente”. Esta declaración da pie a una de las causas que les llevó a la acción. En opinión de los jóvenes, el cohete de Estella no es uno de los actos más divertidos de las fiestas. Por otra parte, la tradicional cucaña no es lo que era y poco a poco se va perdiendo. “Como quitaron los patos de la cucaña, hemos decidido innovar un poco”. Los jóvenes dan una apertura alternativa al inicio de las fiestas.

De Burgos a Estella
La idea surgió en Burgos. Borja Lezáun Pegenaute estaba estudiando en la ciudad castellana cuando, después de una larga noche de fiesta, él y sus compañeros acabaron, al alba, bajando el río Arlanzón con una barca hinchable. Al volver a Estella, pocos días antes de comenzar las fiestas, sugirió a sus amigos repetir la divertida hazaña por las aguas del Ega. Parece ser que la idea gusto y ahora no quieren dejarlo.

Los dos primeros años, la peripecia fue más sencilla. Optaron por utilizar hinchables, chalecos salvavidas y flotadores. Después del baño, iban a tomar el almuerzo y unos potes por los bares de la Inmaculada y la plaza Santiago como si de una procesión se tratara. El tercer año fue diferente, ¿por qué no construir una barca? Dos semanas antes, reunieron bidones, palés, cuerdas y cinta aislante y se pusieron manos a la obra.

Orgullosos de su creación se dieron cuenta que no podían quedarse a medias, así que, el día anterior al cohete, compraron en Pamplona trajes de marinero. “Fue todo sobre la marcha”, comenta Sergio Rodríguez Fábregas. Al año siguiente, repitieron la jugada vestidos de piratas con una nueva barca idéntica a la del año anterior. “No es la misma, pero es igual”, puntualiza Raúl Zúñiga Echeverría.

La cuenta atrás
Todo comienza a las 11.30 del viernes. A la altura de The Faculty empiezan a descender el río hasta el Puente de los Llanos, donde se reúnen con otros amigos y espontáneos en torno a la cucaña. Trascurre el descenso con varias paradas debido al poco cauce del río. “Echarnos un poco de agua”, piden al Ayuntamiento para bajar de una tirada el tramo.

A las 12 del mediodía, prenden su propio cohete, estén donde estén, e inauguran las fiestas de su tierra. En torno a las 12.30 llegan a su destino: la cucaña, donde intentan que todo el mundo se lo pase en grande.
No todo son buenos ratos. La barca pesa mucho y, aunque llevaban ruedas para trasportarla, es la parte dura de la aventura. “Este año haremos la barca más ligera”, afirman acordándose de los problemas de los pasados años.

De la misma manera, han tenido algún que otro desencuentro con las autoridades de Estella. El primer año, decidieron estacionar el ‘vehículo’ en el aparcamiento reservado del ayuntamiento. “¡No íbamos a dejar la barca en el río! Aparte, deberían subvencionarnos o darnos, aunque sea, unos bocatas, ya que hacemos buen espectáculo”. El año pasado la Mancomunidad les ayudó a transportar la barca, pero el anterior precisaron de un remolque.

La cuadrilla invita a que todo el que quiera a unirse a su peculiar forma de empezar las fiestas. Este año prepararan una barca más ligera El disfraz aún no lo han pensado pero seguro que sorprenden.

 

 

 

Título

BOTE SALVAVIDAS

Además del barco, todos los años llevan consigo una barca auxiliar para todo aquel que lo necesite. Estos chicos piensan en todo y, cómo no, en la seguridad de los participantes. Todos los años hay espontáneos que se unen a su causa y se divierten en el río.

Título

Contenidos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies