Las fiestas vistieron Dicastillo de alegría y de blanco y rojo

Las fiestas vistieron Dicastillo de alegría y de blanco y rojo

La concejal de Economía y Hacienda, Irache Fernández Arellano, inauguró junto a su hermano, el martes 24, seis días en honor de la Virgen de Nievas

Era una sorpresa. El inicio de las fiestas de Dicastillo tuvo dos protagonistas. La concejal de Economía y Hacienda, Irache Fernández Arellano, era la encargada de prender la mecha de un cohete que volvía a manos municipales después del protagonismo de los colectivos en ediciones pasadas. La edil se guardaba para ella el secreto de conceder la mitad de la responsabilidad a su hermano, Segundino Fernández, quien compartió el honor con ella. Con el disparo, el martes 24 a las doce del mediodía, arrancaban seis días de fiesta dedicados a la Virgen de Nievas y a todos los vecinos de Dicastillo.

“El Ayuntamiento repartió 200 botellas de cava para celebrar el inicio de
las fiestas de la localidad”
Irache Fernández ofrecía desde el balcón consistorial unas palabras cargadas de sentimiento y emoción. Quiso recordar a sus compañeros de Corporación y dedicar el cohete a su hermano, que estaba a su lado, por “cómo vive el día a día”. Tras sendos vivas y goras a la Virgen de Nievas y un felices fiestas, deseó, asimismo, que fueran unas fiestas de alegría y de respeto.

El alcalde de Dicastillo, Carmelo Salvatierra, explicó que el cohete volvía a ser responsabilidad de un concejal, después de que en los últimos años lo hayan tirado diversas asociaciones de la localidad, como el presidente de los donantes de sangre de Dicastillo, Miguel Azcona, el año pasado, o la Charanga. “Es una manera de agradecer a la Corporación que día a día estén dando el callo”, apuntó. Su deseo para fiestas no era otro que el disfrute. “Que cada céntimo de euro de este presupuesto se multiplique por alegría y felicidad de todos los vecinos y visitantes”, añadía.

Las fiestas de la localidad cuentan este año con un presupuesto de 48.000 euros, diez mil menos que el año anterior. El teniente de alcalde, responsable del programa de fiestas, Luis María Iturbide Luquin, apuntó que en los dos últimos ejercicios se ha reducido un total de 12.000 euros. “Se han suprimido comidas y aperitivos de representación que son gastos prescindibles”, decía.

Ronda copera
Otras novedades del programa son la ampliación de una a dos las actuaciones de animación infantil, una ronda copera por el pueblo, en la que los chabisques se implican. También se incluía en el programa una exhibición de caza con arco y un curso de iniciación para los niños organizado por la sociedad de cazadores. “Sin la participación de las asociaciones estas fiestas no serían las mismas”, incidió el edil.

Previamente al inicio de las fiestas, en los bajos del ayuntamiento se celebró un almuerzo popular y una recepción a los representantes de las asociaciones y colectivos de la localidad. Minutos antes del lanzamiento del cohete, los niños hacían cola ante la puerta del ayuntamiento para recibir botellas de cava con las que celebrar el inicio de las fiestas. Se repartieron 200. Después, la charanga daba una vuelta al pueblo en ronda copera y amenizaba las calles de la localidad.

El resto de los días de fiestas se dedicaban a los jubilados, la juventud, San Emeterio y San Celedonio (miércoles), la patrona la Virgen de Nievas (jueves) y el niño (viernes). El fin de semana aglutinaba también un buen número de actos.

Título

Contenidos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies