La restauración de San Pedro revela nueve capas antiguas de pintura

La restauración de San Pedro revela nueve capas antiguas de pintura

Los trabajos se centran en la limpieza y pintado de paredes y bóvedas, la colocación de los bienes muebles y la realización de las instalaciones

La iglesia de San Pedro afronta la segunda fase de la rehabilitación interior y última etapa de la rehabilitación completa. En abril comenzaban los trabajos que durante once meses se prolongarán hasta marzo de 2012. En estos momentos, la empresa encargada se ocupa de la limpieza de las paredes y bóvedas del templo, que acumulan hasta nueve capas de pintura aplicadas desde el siglo XIII hasta 1963. Una nueva capa se sumará en el siglo XXI a la historia del templo.

“La última fase, en el interior del templo, tiene un presupuesto de 1,96 millones de euros“

Una visita a las obras, con la presencia del consejero de Cultura, Juan Ramón Corpas, y de la alcaldesa de Estella, Begoña Ganuza, permitía seguir de cerca el avance de los trabajos. A cepillo para no deteriorar las capas antiguas de pintura, los trabajadores eliminan la última capa, de 1963, para que se pueda aplicar la nueva mano. El arquitecto de Príncipe de Viana José Luis Franchez explicó que la pintura al temple que se utilizó en los años sesenta impide que la nueva pintura agarre. También precisó que la bóveda, del siglo XVIII, se pintará en color claro para que la nave central parezca visualmente más alta y esbelta.

 

Todo el interior de San Pedro se cubrirá con nueva pintura, excepto tres zonas. El ábside norte conserva pintura barroca figurativa que se conservará, al igual que el arco sóleo en el muro sur, donde hay pintura gótica. La cabecera de la iglesia o ábside será el único elemento de la iglesia en que se vea piedra. “Esta zona se va a limpiar con chorro de arena de grano fino y después se rejuntarán las piedras con mortero de cal. Es el único lugar donde se verá la piedra porque los restos de pintura antigua que podía haber se picaron a finales del siglo XIX o principios del XX”. Franchez explicó, asimismo, que antiguamente una obra no acababa hasta que no se daba la mano de pintura. El gusto por dejar la piedra vista es una costumbre más actual.

 

La última fase incluye igualmente la realización de las instalaciones de acometida de gas, calefacción por suelo radiante, electricidad, iluminación, fontanería, saneamiento y seguridad. También se colocarán todos los bienes muebles, que se retiraron para su tratamiento y conservación, con el objetivo final de preparar la iglesia para uso de culto. Tres vidrieras han sido rehabilitadas y otras tres se pondrán nuevas. En cuanto al suelo, la tarima de pino antigua se retiró y se colocará en su lugar un suelo de piedra caliza. Esta última fase supone una inversión de 1,96 millones de euros, que completan los cinco millones de euros totales sufragados por el Gobierno de Navarra.

Título

Acceso al claustro sin barreras

El antiguo cuarto de calderas, situado junto al claustro de San Pedro se ha reformado para permitir, asimismo, una entrada sin barreras arquitectónicas al claustro. Hasta el momento ninguno de los dos accesos permitida la entrada a personas con sillas de ruedas, un problema que queda solucionado con el acceso a pie llano desde el cuarto de calderas.

Título

Contenidos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies