La Mancomunidad de Montejurra estrena edificio en su 25 aniversario

La Mancomunidad de Montejurra estrena edificio en su 25 aniversario

Inaugurada la nueva sede de 2.000 m2 en el barrio de Lizarra

Representantes municipales de buena parte de las 81 localidades integradas en la Mancomunidad de Montejurra, presidentes y personas implicadas en su creación, desarrollo y funcionamiento durante sus 25 años de trayectoria se reunieron en el salón de actos de la nueva sede. La inauguración del edificio, con un presupuesto de 4 millones de euros sufragados al cien por cien por la Mancomunidad, se producía coincidiendo con el 25 aniversario de la entidad supramunicipal.

En 1985, Sesma no tenía agua en verano y Los Arcos disponía de agua solo durante dos horas

El viernes 8 de octubre, diez días después del inicio de actividad en las nuevas oficinas del barrio Lizarra, se desarrollaba un acto institucional con la participación del actual presidente, Fidel Muguerza; el gerente, Laureano Martínez; el primer gerente de Mancomunidad y actual consejero de Economía y Hacienda, Álvaro Miranda; la consejera de Administración Local, Amelia Salanueva, y la alcaldesa de la ciudad, Begoña Ganuza.
Los primeros 15 años se desarrollaban con dificultades y con logros. La Mancomunidad de Montejurra (MAM) se creó en 1984 con 33 localidades mancomunadas. En la actualidad, el ente da trabajo a 125 personas incluyendo la Asociación Teder y el Consorcio Turístico Tierra Estella. Noventa y ocho personas se ocupan de los servicios de la Mancomunidad y otras 35 trabajan en las oficinas, ahora en el nuevo edificio. La sede se inauguraba con vocación de ser algo más que un edificio que dé servicio a la merindad. “Que sea la casa de la merindad”, era el deseo del actual gerente, Laureano Martínez.

Mucho han cambiado las cosas en materia de agua y basuras en Tierra Estella, así como en el resto de Navarra, en los últimos 25 años. A ello se refería la consejera de Administración Local, Amelia Salanueva. “Hoy el sistema de Mancomunidades en Navarra lo vemos como algo normal, pero si nos remontamos veinticinco años atrás, fue necesaria una gran labor política para el génesis de las mancomunidades. Había necesidades y falta de agua. Crear un ente de esta naturaleza fue un acierto, gracias a la decisión y valentía”, decía sin olvidar mencionar a quien fuera el primer presidente de MAM, Boni Ros.

Boni Ros fue uno de los nombres importantes en los inicios, así como Esteban Morrás, secretario, y su primer gerente, Álvaro Miranda. Miranda se sintió contento de “estar en casa”, donde pasó dos años de su vida. “De los más gratificantes a nivel personal. Vine en 1984 con 27 años, recién casado, aquí nació mi hija y aprendí a disfrutar de tierra Estella, de su paisaje, de sus gentes y de su luz”.

El actual consejero, desgranó los siete objetivo con los que nació la Mancomunidad: agua en cantidad y calidad, depuración de las aguas residuales, ofrecer un servicio digno, vigilar la calidad del agua, gestionar los servicios con eficiencia y abaratamiento de los costes, gastar el dinero público con carácter social y bien empleado y llevar al ciudadano la conciencia de que el agua es un recurso escaso. “Los compromisos están hoy totalmente asumidos, pero hace 25 años eran una revolución, una verdadera punta de lanza”. Miranda dio unos ejemplos: en 1985, Sesma no tenía agua en verano, Los Arcos sólo tenía durante dos horas y existían restricciones en la falda de Montejurra. “Hoy la Mancomunidad es una verdadera referencia en Navarra y fuera de Navarra”.

El actual presidente, Fidel Muguerza, fue el encargado de trazar una pequeña historia sobre los 25 años. “Fue a principios de los ochenta en un pequeño despacho del viejo ayuntamiento de Sesma, con el tesón de un joven Esteban Morrás como secretario, cuando se comienza a dar con firmeza los pasos para resolver la dramática situación de muchos pueblos de Tierra Estella, con restricciones en el abastecimiento de agua”, expresaba. Muguerza no quiso obviar las dificultades de los primeros años. “La situación económica era insostenible, pesa a que los ciudadanos soportaban las tarifas más altas de la Comunidad”.

En 1989, se implanta en servicio de recogida y tratamiento de residuos basado en la recogida colectiva, compostaje de la fracción orgánica y recuperación de aquellos materiales con posibilidad de volver a reintroducirse en el mercado. Ese mismo año se crea la ORVE, a petición de los ayuntamientos. En 1992, la asesoría urbanística se amplía a más de 25 ayuntamientos y paulatinamente se incorporan nuevas localidades. A partir de los 90, se inicia la gestión de la parte final del ciclo integral de agua con el diseño, construcción y explotación de las plantas depuradoras de aguas residuales. Asimismo, se gesta, impulsa y apoya la Asociación Teder y el Consorcio Turístico.

“Transcurridos 25 años de vida, hemos planificado y redactado el proyecto constructivo de la solución para el abastecimiento de Mancomunidad a medio y largo plazo”. Apuntó Muguerza que la zona sureste es ya un proyecto real, cuya primera parte está incluida en el vigente Plan de Inversiones. Treinta millones de euros son necesarios para completar la actuación, incluyendo el abastecimiento de San Adrián y Azagra, próximos a incluirse en la Mancomunidad.

La alcaldesa de Estella, Begoña Ganuza, realizó una breve intervención para destacar el “alto nivel de los servicios”, felicitar a sus máximos representantes y dar la enhorabuena a todos los trabajos de MAM. Tras el acto oficial, todos los asistentes pudieron visitar, en grupos, las nuevas instalaciones del edificio acristalado de tres plantas. Desde los ventanales de la fachada principal se divisa como referente el símbolo de Tierra Estella: Montejurra.

Título

Título

Contenidos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies