La Bajadica de las chicas tiene cantera

La Bajadica de las chicas tiene cantera

El acto más femenino del programa reúne a participantes de todas las edades. También cuadrillas jóvenes que garantizan su continuidad

Tradición, costumbre y relevo generacional de madres a hijas. En la participación actual de la Bajadica del Puy, o de las chicas, subyacen los tres motivos que contribuyen a crear la cantera de este acto, fijo en el programa oficial de las fiestas de Estella.

Varias filas ocupa esta multitudinaria cuadrilla durante su participación
el sábado

Nos vemos dentro de unos años con nuestras hijas

“Nos han traído desde pequeñas, es una manera de seguir el programa de las fiestas de Estella”, explica Silvia Andueza Martínez. Junto con sus amigas María Fanlo Roa, Sara Sánchez Gil y Mirian Belascoain Rico, del colegio El Puy, participa en la Bajadica del Puy el sábado por la mañana. Son más las amigas de la cuadrilla, hasta sumar nada menos que quince, las que no se pierden este acto característico de las fiestas.

“Intentamos venir todos los años, es una tradición. No nos lo perdemos porque nos lo pasamos muy bien”, añade otra de las amigas, María Fanlo. No en vano, cuatro son los años que llevan participando. Éste, el de 2011, será el quinto para las chicas de 14 y 15 años. “Ahora con las amigas lo disfrutamos muchos más”, apunta Sara Sánchez. “Antes veníamos porque nos lo decían las madres, pero ahora es nuestra elección y es cierto que se pasa muy bien”, añade Mirian Belascoain.

Fieles de la Bajadica, aseguran que cada año descubren cosas en fiestas que cada vez les gustan más. La Bajadica es una de ellas, pero otras son la música de la verbena o de DJ en la plaza, “Pero no dejaremos de participar el sábado. Nos vemos aquí dentro de unos cuantos años con nuestras hijas”

Cuando salgamos por la noche también iremos a la Bajadica

Son muchas las integrantes de la cuadrilla para nombrarlas a todas. La cuadrilla de Sayoa Belarra Gorgojo, Ana Montoya Ott, María Urra Vega y Adriana Olcoz Zudaire, alumnas de El Puy de 12 y 13 años, forman parte de un grupo de diez amigas que, sin excepción, participan cada año en la Bajadica de las chicas. Quedan para desayunar y se disponen a tomar posiciones entre las filas para poder realizar el recorrido completo desde la calle Valdeallín hasta el consistorio.

“Formamos varias filas, porque no cabemos en una. Nos lo pasamos muy bien, es muy divertido. Después vamos al lunch del ayuntamiento y luego para las barracas”, explica Sayoa Belarra. Ella como la práctica totalidad de sus amigas fueron introducidas en la tradición por sus madres, que las llevaban a la Bajadica desde que eran pequeñas. “Participamos por tradición. Hemos ido siempre, yo en concreto iba con mi madre, con mi tía y con mi prima. Ahora es muy bonito ir en cuadrilla”, añade.

El calor, el ritmo lento y el ‘la-la-la’ de la canción que se repite a lo largo del recorrido son para la cuadrilla los ingredientes fijos del acto. Un acto al que aseguran no dejarán de ir, aunque dentro de un tiempo cambien sus rutinas y decidan vivir las noches de fiesta. “Seguiremos participando en la Bajadica, iremos a todo”, añade María Urra.

Está muy bien que seamos todo chicas. Los chicos ya tienen la Pañuelada

Diez minutos es suficiente. Es el tiempo con el que quedan de margen para llegar y escabullirse entre la gente para formar varias filas. Doce de las integrantes de una cuadrilla de 22 chicas, alumnas de El Puy de 12 y 13 años, se consideran incondicionales de la Bajadica desde hace tres años. Éste será el cuarto año que participen en un acto organizado únicamente para las chicas.

“Nos parece muy bien que sólo podamos ir chicas. Los chicos ya tienen su ocasión el domingo en la Pañuelada”, explica Candela Mateo Puente. Junto a ella, opinan otras amigas, como Lorea Valentín Lasheras, alumna de Remontival, y Carmen Paternáin Pagés. “Está muy bien que se mantenga la tradición, nos lo pasamos muy bien, a pesar del calor y de que estamos todo el tiempo para adelante y para atrás. Es muy divertido y nos juntamos con mucha gente que conoces. Cada vez hay más participación, sobre todo de niñas y chicas jóvenes”, añade Lorea Valentín, en referencia a la continuidad de un acto fijo en el programa.

Después de la Bajadica, la cuadrilla da una vuelta por Estella y, por la tarde, tras echa la siesta vuelve a quedar para ver el ambiente de la tarde-noche, hasta el Baile de la Era.

Título

Contenidos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies