Estos 40 años sirven de impulso para seguir trabajando

Estos 40 años sirven de impulso para seguir trabajando

El centro ha celebrado a lo largo de todo el curso las cuatro primeras décadas de vida de la escuela en la que se han formado cerca de dos mil alumnos

Lizarra Ikastola ha celebrado a lo largo del curso escolar los cuarenta años de vida del centro de educación en euskera. El director, Iosu Repáraz Leiza (17/07/1968), en el cargo desde el año 2000 y profesor desde 1986, describe el cuarenta aniversario como un hito en el que han contribuido la ilusión y el esfuerzo de muchas personas. Este año ha sido el momento de agradecer y de celebrarlo.

El gran reto es que los alumnos sepan aplicar los conocimientos a la vida real

¿Qué significa para el centro haber cumplido cuarenta años de historia?

Es un hito en la trayectoria del centro salpicado de mucho trabajo, ilusión y esfuerzo de familias trabajadores, alumnos y ex alumnos. Estos cuarenta años sirven también de impulso para seguir trabajando. 

¿Cómo fueron los inicios y cómo es el centro hoy en día?

Los inicios, por lo que he podido leer y lo que cuentan las personas que protagonizaron los primeros pasos de la ikastola, fueron de una ilusión desbordante. También se vivieron con incertidumbre, precariedad absoluta y sin instalaciones propias pero con el interés de implantar un nuevo modelo educativo que recuperara la lengua perdida de nuestros bisabuelos, un modelo de educación diferente. Comenzaron 25 alumnos, ahora son 700 y contamos con unas instalaciones céntricas y dignas. 

¿A qué se refiere con un modelo de educación diferente?

Un modelo educativo basado en el desa- rrollo de competencias e integrador de las familias en la educación. Intentamos que las familias no estén aisladas, que participen constantemente en todas las actividades del centro. Además, trabajamos para que el niño y la niña sean los protagonistas del proyecto educativo. No siempre el profesor sabe las coas, sino que también ellos tienen mucho para aportar. Junto a estos elementos está el aspecto lingüístico iniciado ya en los años 70 cuando se entendía que las lenguas se aprenden practicándolas. Hoy sabemos que es la manera más adecuada. 

¿Ayuda la sociedad actual a la educación en la escuela?

Vivimos en un momento en que la escuela echa la culpa a la sociedad de la pérdida de valores y la sociedad echa la culpa a los centros porque se educa de manera desfasada. Considero muy importante lo que plantea la LOE, formar alumnos competentes, y para ello hay que armonizar los intereses de la escuela, de los alumnos y de la sociedad. En esta línea trabajamos proyectos como el denominado ‘Ubagua’, que plantea situaciones reales que poner en práctica y desarrollar diferentes competencias. Para nosotros que los alumnos sepan aplicar los conocimientos en la vida real es el gran reto. 

¿Cuáles son las principales carencias de los alumnos  y de la educación hoy en día?

Falta coherencia entre los valores de la escuela y los valores de la familia y la sociedad. Intentamos inculcar principios como evitar la competencia desleal, aprender a convivir con personas diferentes y buscar soluciones pacíficas a los problemas. A veces la escuela se da de bruces con los planteamientos de la familia y se entra en contradicción. 

¿Y los puntos fuertes de los alumnos?

En la actualidad los alumnos están más estimulados a nivel social, tecnológico y tienen un mayor acceso a la información. Sí es cierto que a la vez surgen nuevos riesgos más sutiles que hay que trabajar. 

Título

Celebración del 40 aniversario

Varias han sido las actividades que se han puesto en marcha a lo largo de este año para celebrar el cuarenta aniversario de Lizarra Ikastola. Entre ellas destacó la organización de la exposición ‘Ubidea-Cauce’, compuesta por cuarenta obras de arte de cuarenta artistas de reconocido prestigio que las cedieron para la muestra en el Museo Gustavo de Maeztu. También se editó un libro que recogía las obras y textos que reflexionaban sobre la idea central del aniversario, el cauce. 

Las actividades han continuado y continúan en el centro, con carácter más lúdico, coincidiendo, además, con el final del curso. El sábado 4 de junio se celebró un encuentro con ex alumnos, que visitaron una exposición fotográfica, y disfrutaron después de una comida con música. El 17 de junio habrá concierto de rock en el patio y el sábado 18, la fiesta de fin de curso contará con un encuentro con las antiguas familias, comida y música. 

Título

Contenidos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies