De Estella a Toulouse por un sueño: la danza

De Estella a Toulouse por un sueño: la danza

Sayoa Belarra es la primera alumna de la escuela de danza Andrés Beraza que da el salto a profesional. Después del verano, a la bailarina estellesa le espera la prestigiosa compañía coreográfica Francois Mauduit de Toulouse

Sayoa Belarra Gorgojo, de 19 años, comenzará a partir de septiembre una nueva aventura en la ciudad francesa de Toulouse. La bailarina estellesa -que se inició en esta disciplina en la escuela de danza Andrés Beraza, en la que estuvo nueve años- formará parte del alumnado de la prestigiosa compañía coreográfica Francois Mauduit de Toulouse.

Después de finalizar 4º de la ESO, Sayoa Belarra decidió continuar sus estudios en Vitoria, en donde cursó además el grado profesional de danza de conservatorio, en el que entró directamente al 4º curso tras una prueba de nivel. Después decidió ir a Valencia a cursar el grado superior de Danza Clásica, en la rama de pedagogía, más enfocado a la docencia. Es entonces cuando se dio cuenta de que lo que de verdad le gustaba era bailar encima de un escenario. “Me he dado cuenta este año de que lo que yo quiero realmente es bailar en un escenario y tras realizar varias audiciones en Sevilla, Barcelona, Burdeos y Toulouse, en el mes de septiembre pasaré a formar parte de la compañía coreográfica Francois Mauduit de Toulouse”, informaba Sayoa. Andrés Beraza, profesor de danza de Sayoa durante nueve años, explicaba que es la primera alumna que va a bailar en una compañía profesional. “Todo el trabajo que ha hecho en la escuela se va a ver reconocido y va a aprender de grandes profesionales para obtener la mayor calidad técnica y artística. Aprenderá técnicas básicas de paso dos, danza contemporánea, puntas… Va a estar trabajando con coreógrafos del New York City Ballet, de la Ópera de París, del Royal Ballet… Sin duda es una buena oportunidad para abrirse al mundo profesional”, informaba Beraza.

Para ser una buena bailarina, la mente y las condiciones físicas son determinantes

Unión entre la mente y el físico
Sayoa Belarra reconoce que cuando baila se olvida de todo. Y que la danza le ayuda a expresarse. También cree que para ser una buena bailarina, la mente y las condiciones físicas son determinantes. “A lo máximo que aspiro es a bailar en una compañía profesional para poder dedicarme a la danza”, declaraba Sayoa a esta revista. Afirma que por ahora no está nerviosa y que, a pesar de que echará de menos a su familia, está acostumbrada a vivir fuera de casa, por lo que este hecho no le supondrá un problema. Sabe que el entrenamiento diario en la nueva compañía será duro, pero pondrá todo de su parte para aprender de los mejores y para abrirse camino al mundo profesional de la danza; un arte que ojalá le ayude a alcanzar su gran sueño: bailar en New York. Para su profesor “que Estella esté teniendo esta proyección es muy importante y un orgullo, porque todo el trabajo se ve reconocido. Hay que tener en cuenta que un bailarín se forja en unos diez años y que después se vayan consiguiendo buenos resultados y estos se reconozcan, es muy importante”, declaraba Andrés Beraza. •

Hacia una mejor educación en la danza

La escuela de danza Andrés Beraza cuenta actualmente con 151 alumnos que acuden a bailar pero también a aprender y a culturizarse. “Intentamos hacer un trabajo muy personalizado para que cada alumno tenga un sentido por el que venir a esta escuela.
Estamos siempre formándonos para ser pedagógicamente mejores”, informaba Andrés Beraza quien también explicaba que “este año, por ejemplo, con las niñas de pre-danza hemos introducido la estimulación neurológica para realizar un trabajo de integración de reflejos primitivos para que después, cuando las niñas tengan ocho años, puedan tener unos reflejos motores bien asentados y esto nos permita introducir la técnica mucho mejor”. También la escuela ha introducido coaching emocional, con un educador para ejercitar el trabajo de grupo, las relaciones entre las compañeras, el esfuerzo, la disciplina a un nivel sano… “Estamos siempre estudiando la educación neuromotriz para ver cómo podemos aprender a mover el cuerpo de manera integrada sin que el sistema nervioso haga tanto esfuerzo, en definitiva, evolucionar hacia un trabajo más efectivo y más sano”, informaba Andrés Beraza.


Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies