Equipado el bar de la Casa de la Juventud a la espera de licitar su gestión

Equipado el bar de la Casa de la Juventud a la espera de licitar su gestión

El consistorio ha invertido 5.000 euros en los últimos meses para dotar al establecimiento de lo necesario para su puesta en funcionamiento

El área de Juventud del Ayuntamiento de Estella-Lizarra trabaja en los pasos previos para la licitación y apertura del bar-cafetería de la casa María Vicuña. En los últimos meses se ha invertido 5.000 euros para equipar la cocina y el bar, que darían servicio al propio centro y al público en general. El objetivo es rentabilizar un espacio existente y destinarlo como ‘cesión joven’ a emprendedores formados en la Escuela Taller de Hostelería que pudieran tener su primera experiencia real.

El concejal Asier Urzelai explica que se está trabajando ya en un condicionado que permita hacer la idea realidad. “Hemos comprado los utensilios necesarios y ahora estamos haciendo un inventario previo al condicionado. Se está estudiando, desde el punto de vista legal, qué discriminación se puede hacer en el pliego de condiciones para la adjudicación; si podemos discriminar por edad y por la experiencia del candidato”.

La idea del consistorio es emplear la cafetería como servicio que permita brindar un primer contacto real con el mundo laboral a personas recién formadas; por ello, la duración del contrato sería de un año, prorrogable a dos. El edil apunta que la licencia sería única y exclusivamente de bar, aunque el gestor tendría acceso a la cocina para preparar pinchos. La venta de alcohol quedaría reducida a las bebidas de baja graduación por tratarse de una cafetería de un centro joven y su venta estaría prohibida para menores de 18 años, como establece la ley. Desde la casa de la juventud se valora de manera muy positiva la posibilidad de reabrir un servicio complementario que atendería las necesidades de los chavales que se reúnen en el centro y de los usuarios que participan en los cursos y actividades.

La animadora socio-cultural de la Casa, Eva Ponz, defiende el valor añadido que aportará su puesta en marcha. “Es un servicio extra con un valor importante para los jóvenes. Tendrían un espacio donde reunirse y estar a gusto, una alternativa a los chabisques, y les daría la posibilidad de relacionarse fuera de su entorno con otros chavales. Las máquinas que tenemos de comida y bebidas ya las usan mucho”, explica.
Desde Juventud se apunta, asimismo, que los precios serán controlados con la intención de evitar la competencia desleal.

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR