El Museo del Carlismo se convierte en ‘Escape Room’

El Museo del Carlismo se convierte en ‘Escape Room’

Desde el 18 de mayo hasta el 14 de octubre, el público interesado podrá participar en un juego de lógica que les acercará a un episodio de intriga en la vida de Carlos VII: el robo del toisón de oro

El Museo del Carlismo de Estella pone en marcha una iniciativa dirigida especialmente al público joven: un ‘escape room’, un juego de aventura, misterio y lógica, en el interior del palacio del Gobernador en la calle de la Rúa. Con motivo del Día Internacional de los Museos, el 18 de mayo se inaugura una actividad que, hasta el 14 de octubre, pretende acercar hasta el museo al visitante que quiera divertirse, independientemente de sus conocimientos sobre el Carlismo.

Los participantes en la aventura, grupos de dos a cinco personas, reciben una lámina con cuatro piezas que han de buscar en la sala de exposiciones permanentes del Museo y que contienen pistas. Después se reúnen en el patio, donde una guía les cuenta un episodio de la vida de Carlos VII marcado por la intriga.

Ésta es la historia:

Al finalizar la Segunda Guerra Carlista (1872-1876), Don Carlos María de los Dolores de Borbón y Austria-Este, pretendiente carlista al trono de España con el título de Carlos VII, encomendó el Partido Carlista a un joven militar, Carlos González Boet, conocido como Boet.

En 1877, Don Carlos pidió a Boet que le acompañara en una visita a Viena para llevar a cabo unas negociaciones en relación con la herencia que había dejado el duque de Módena, tío de Don Carlos. Carlos VII consiguió convencer al Archiduque Carlos Luis de Austria de que le entregase un toisón de oro, valorado en 85.000 pesetas.

Con el toisón en su haber, Don Carlos parte hacia Gantz para visitar a su madre y su hermano. En Gantz se retrató con el toisón. De regreso a Francia pasa por Hungría y para en Italia. En Milán se aloja en el Hotel de la Ville. Aquí, Don Carlos pide a su camarero Lorenzo que le vaya a buscar el toisón y Lorenzo descubre que ha sido robado.

Lo había guardado en un estuche cerrado dentro de una cartera de viaje cerrada con llave y en ningún momento se había separado de las llaves de las cerraduras que custodiaban la joya. Ni el estuche ni la cartera ni el mueble del hotel habían sido forzados. Nunca se había vuelto a abrir la cartera desde el día que Don Carlos se había retratado con el toisón en Gantz.

Don Carlos anunció el robo en la comisaría, pero no denunció al hotel ni a los empleados, lo que llamó la atención de la policía. También levantó sospechas que Don Carlos no citara como declarante a Boet, a pesar de que estuvo presente en todo momento acompañándole en el viaje, mientras sí lo hizo con el resto de acompañantes.

A principios de 1878, Boet fue desterrado de Bayona y se retiró en Tolosa. Su esposa comienza a vender diamantes a los joyeros, discretamente. En Europa se empieza a pensar que el ladrón del toisón había sido Boet, por lo que Don Carlos pide su arresto. Boet estaba arruinado.

El 10 de marzo del mismo año, Boet envía a Don Carlos un paquete de diamantes para arreglar la situación y reconociendo que las piedras pertenecían al toisón robado. Don Carlos aceptó el envío y reclamó el resto de las piedras que habían sido vendidas.

Boet se entrega en Roma a la justica de forma inesperada y comunica a través de un manifestó que se publicó en prensa la noticia de que la familia de Carlos VII estaba arruinada y que fue el propio Don Carlos quien orquestó el robo de la joya.

Aunque los hechos fueron juzgados, nunca se obtuvieron pruebas determinantes.
¿Quién dijo la verdad?

Una vez conocida la historia, los investigadores ocasionales se sumergen en un caso propio de Agatha de Christie. Han de decidir a quién creer: a Don Carlos o a Boet, para introducirse en el interior de la habitación del Hotel de la Ville, escenario de pistas para encontrar parte del toisón.

El director del Museo del Carlismo, Ignacio Urricelqui, explica que este juego quiere hacer al público partícipe de la historia del Carlismo a través de un episodio que atraerá el interés. “Para participar y divertirse, no hace falta conocer la historia del Carlismo. Por conocerla no se va a conseguir terminar el juego antes”.

Serán las pistas ocultas en la habitación las que permitirán encontrar llaves, abrir cerrojos y llegar a la verdad. El tiempo es una hora. Corre el reloj. ¿Lo conseguirán?

CÓMO Y CUÁNDO PARTICIPAR

Los grupos de entre dos y cinco personas puede hacer ya una reserva de hora en el Museo a través del teléfono 948-552111 de martes a sábado de 10 a 14 horas y de 16 a 19 horas y domingos y festivos de 11 a 14 horas. Se han establecido cinco sesiones entre semana: a las 10.30, 11.30 y 12.30 horas y a las 16.30 y 17.30 horas, y los domingos y festivos, dos: a las 11.30 y a las 12.30 h. La actividad es gratuita. Toda la información se puede consultar en la web: www.museodelcarlismo.navarra.es.

Además, el público interesado podrá pedir cita para conocer el episodio histórico del toisón de Carlos VII en los libros que se conservan en el Centro de Documentación del Museo del Carlismo: ‘Boet. El toisón de Oro’, de Luis Carreras, 1880, y ‘Causa Célebre. El robo del Toisón: don Carlos y Boet’, de 1880.

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies