El desfile de SS.MM. los Reyes de Oriente cumplió 50 años

El desfile de SS.MM. los Reyes de Oriente cumplió 50 años

La recepción, coordinada por la sociedad Peñaguda, permitió a los niños de Estella ver de cerca A los magos Melchor, Gaspar y Baltasar

Los Reyes Magos cumplieron con la tradición de visitar a los niños y niñas de Estella el 5 de enero. La de este año era una cita muy especial ya que se cumplían cincuenta años de la cabalgata, una recepción que organiza desde 1951 la sociedad Peñaguda. Con el programa habitual, los Reyes visitaron a los mayores en la residencia San Jerónimo. Aquí se vistieron con sus mejores galas, prepararon los caballos, cargaron los camiones con caramelos, balones y regalos e iniciaron su paseo por el centro de Estella.

A las siete de la tarde partía la comitiva desde San Jerónimo. Como la Estrella que les guió al portal de Belén para adorar al Niño, los cohetes guiaban a sus majestades hasta la plaza de los Fueros. El sonido de los estallidos era también indicativo para el público que esperaba en la plaza y en otras calles de la ciudad, ya que informaban sobre la proximidad de la llegada. Sin dar las siete y media de la tarde, la comitiva de acompañamiento a los Reyes hacía su entrada en la plaza.

La banda de música introducía la cabalgata, seguida por la carroza del colegio Mater Dei y por los txistularis Padre Hilario Olazarán. El Rey Melchor, como manda el protocolo, se dejó ver sobre su caballo en el momento álgido de la tarde. Le seguían los danzaris de Larraiza con los gaiteros Deierri, la carroza del colegio Remontival, el Rey Gaspar, que saludaban incesantemente al público y repartía caramelos, los danzaris de Ibai Ega y los Gaiteros de Estella, la carroza de Santa Ana, el exótico Rey Baltasar, y una cuarta carroza de la asociación de odontólogos de Navarra. Los bomberos también acudieron puntuales a la cita.

Los Reyes y su séquito repartieron más de mil kilos de caramelos, saludos y sonrisas a los más pequeños. Recibidos en la plaza por los danzaris, quienes les hicieron pasillo a ritmo de boleras, los Magos de Oriente subieron al quiosco de la plaza para adorar al Niño y ser recibidos por la alcaldesa de Estella. Desde lo alto, Melchor se dirigió al público. “Ya estamos preparados para repartir ilusión y muchos regalos. ¿Os habéis portado bien?”, preguntaba a los niños. “Esta noche entraremos en vuestros hogares, así que no olvidéis dejarnos algo de comer para reponer fuerzas nosotros y los caballos”, aconsejaba Melchor.

Llegó la lluvia
Con ocho grados de temperatura en la plaza al inicio de la cabalgata, el termómetro subió uno más antes de empezar a llover, primero suave e insistentemente después. Bajo la lluvia, la cabalgata continuó por la plaza Santiago y la calle Inmaculada hasta el ayuntamiento de la ciudad, donde los niños pudieron saludar personalmente a los Reyes y recordarles sus peticiones.

Cientos de personas hacen posible la celebración en Estella de la cabalgata de Reyes. Hace cincuenta años, la sociedad Peñaguda tomaba el relevo de otra iniciativa más antigua, dirigida por el Oratorio Festivo. Desde entonces, la ilusión y el empeño desinteresado de la sociedad gastronómica y cultural ha permitido mantener viva la cabalgata, gracias también al apoyo de numerosos colectivos. Por ello, la sociedad quiso ofrecer un pequeño homenaje a todos los grupos que intervienen el día 5 en el acto.

El martes 4 de enero, la sociedad Peñaguda recibía a representantes de los gaiteros Deierri y Gaiteros de Estella, la banda de música, los danzaris de Larraiza e Ibai Ega y los txistularis de Padre Hilario Olazarán para recibir un detalle. Se trataba de un cartel con fotografías elaborado por el diseñador Pedro Irulegui y que se repartió a los diferentes grupos.

El presidente de Peñaguda, Víctor Iriarte, destacó que el homenaje era extensivo para cada una de las personas que alguna vez ha colaborado con el desarrollo de la cabalgata. “Desde los colectivos hasta las personas a título individual, como los diferentes comercios que participan. Sin ellos sería impensable sacarla adelante”, destacó. Cada año, la sociedad cuenta también con una subvención del Ayuntamiento de Estella de unos 8.000 euros. Un presupuesto total de 20.000 euros convierte la cabalgata en una realidad.

Título

Tres ayudantes personales de los Reyes

Los Reyes Melchor, Gaspar y Baltasar cuentan cada año en Estella con la imprescindible ayuda de tres ayudantes designados por la sociedad organizadora. En esta ocasión, Melchor recibió el apoyo de Jacinto Ramos; Gaspar trabajó mano a mano con Nicolás Crespo y Ángel Grimal atendió los requerimientos de Baltasar. Un equipo perfecto.

Cuatro espectaculares carrozas
Las carrozas que preparan las apymas de los colegios Mater Dei, Remontival y Santa Ana contribuyen a la espectacularidad de la cabalgata. Además, ilusionan a los escolares y les hacen sentir partícipes de un acto tan especial como la llegada de los Reyes. Este año, Mater Dei ofrecía una auténtica ‘fábrica de sueños’, con numerosos escolares vestidos de regalos. Los paquetes de brillantes colores fueron también el elemento estrella del decorado de la cabalgata de Remontival, en la que participaron los alumnos de menor edad del centro. Por su parte, el colegio Santa Ana recreó un poblado esquimal del Polo Norte, con iglú y trineo tirado por un poni incluidos. Por si esto fuera poco, una cuarta carroza colaboraba este año con fines educativos. Era la carroza del Ratoncito Pérez, quien invitaba a los niños a cepillarse todos los días los dientes.  Se trataba de una iniciativa de la asociación de odontólogos de Navarra.

Título

Contenidos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies