Disfrutemos de la piscina en verano

Disfrutemos de la piscina en verano

Como todos los años, ya esta aquí el buen tiempo, y tenemos la oportunidad de disfrutar de una actividad negada el resto del año por la climatología.

La natación nos permitirá mover todas nuestras articulaciones sin sufrir el efecto adverso de la gravedad. Esto favorecerá amplitudes de movimiento que fuera de ella nos sería imposible realizar o nos resultarían dolorosas.

“El frescor del agua, los movimientos que  realizamos en ella y el beneficio del sol nos recargarán de salud para afrontar el otoño”
Cada vez que nos damos un chapuzón para refrescarnos, debemos mover un poco nuestras articulaciones. Si sabemos nadar, aprovechamos y nos damos unas brazadas y, si no sabemos, simplemente realizamos movimientos de nuestras articulares (rodillas, hombros, manos, etc.). Esto hará que las  inflamaciones disminuyan y que luego, desplazarnos  fuera del agua nos resulte más fácil y menos doloroso.

A todo esto debemos sumar que la presión que el agua realiza sobre nuestro cuerpo también favorece la desinflamación y que, al estar fresca, este efecto aún es mayor, por lo  tanto “sólo” con darnos un baño estamos beneficiando a nuestro cuerpo.

Y por si fuera  poco, y  esto es en realidad de lo que no podemos disfrutar durante los meses más fríos, mientras estamos en el agua nos está dando el sol en el cuerpo. Los estímulos que el agua fría produce en nuestra  piel, acostumbrada a estar tapada, junto con los beneficios que nos proporcionan los rayos solares harán que nos recarguemos de energía para todo el año. •

Título

Contenidos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies