Disfraces a lo grande en Estella

El Concurso de carrozas contó con 82 participantes, entre familias y cuadrillas de todas las edades

La plaza de los Fueros de Estella fue, en la tarde del sábado 6 de febrero, punto de encuentro para los disfraces más imaginativos –también para los más clásicos-, los más elaborados, los más coloristas y divertidos y, sobre todo, lugar de ilusión y de magia para niños y mayores. Este año, más si cabe, en una tarde de Carnaval con temperatura agradable que animó a la participación motivada, además, por la segunda edición del Concurso de Disfraces, este año de Carrozas. El altísimo seguimiento –con 82 inscripciones en las diferentes categorías, infantil, familias y cuadrillas- y muchos otros desde la barrera, caracterizó la tarde de carnaval de 2016.

A las cinco de la tarde, indios y vaqueros, animadoras, animales de diferente naturaleza, personajes fantásticos, otros de cuento, niños y mayores, familias y cuadrillas, poco a poco iban caldeando el ambiente de la plaza al más puro estilo carnavalesco, como pocas otras veces se ha visto en Estella. Conforme se acercaban las seis de la tarde, y después de una reconfortante chocolatada servida por los usuarios del centro de ocio de Anfas, el punto neurálgico de Estella se convertía en epicentro del Carnaval.

Desde primera hora y, con presencia también durante la mañana por las calles de Estella, la carroza de los organizadores del concurso, la quinta de 1988, se hacía notar. Una treintena de jóvenes encarnaban todos y cada uno de los personajes de un circo: payasos, arlequines, leones, domadores, bailarinas, sin faltar la mujer barbuda ni el hombre bala ni una pitonisa conocedora del futuro.

Mostraban sus habilidades desde el escenario instalado sobre un camión con el que recorrieron las calles. La música sonaba en la carroza a las cinco, a modo de reclamo. Entre ellos, una de las organizadoras, Paula Alén Valdés, daba las primeras impresiones de la tarde. “Creemos que va a haber bastante gente, por lo que hemos visto que se ha movido el Facebook, nuestra principal vía para anunciar el Carnaval. Luego el boca a boca también ha funcionado y hay que reconocer el trabajo iniciado el año pasado por la quinta del 89. Esperamos que cada año haya más participación para que la gente se anime más en el Carnaval de la tarde”, decía. La participación superaba las expectativas.

También pasacalles

A las seis comenzaba el primer desfile, el infantil, seguido de un pasacalles liderado por el Gran Circo, antes de regresar a la plaza, donde continuó el concurso con la categoría de Adultos y después de Familia. Serían pasadas las ocho de la tarde, cuando los organizadores harían público el fallo del concurso. Aunque el resultado era lo de menos. Así lo manifestaban antes del desfile muchos de los participantes en la fiesta de Carnaval de Estella.

Mª del Mar Goyache, su marido Alberto Divasson y sus hijos Mara y Erik paseaban por la plaza su carroza animada de la película animada ‘Frozen’. “Ha sido decisión del niño, que quería ser Olaf de ‘Frozen’. La carroza la preparamos el pasado miércoles, con reno y todo. Estamos con ganas de disfrutar, de pasar un buen rato con los críos, sin aspiraciones para el concurso”, decía la madre.

Igualmente, sin más inquietud que pasar una buena tarde, estaban Ainara Arlegi, Pablo Etayo y su niño Surhailur, de cuatro años y medio. “Nos hemos disfrazado de submarinistas. En la escuela trabajaron el tema del mar y al niño le apeteció. Hemos hecho los disfraces con material reciclado, botellas y espumas que teníamos en casa. Pasaremos una buena tarde, de hecho no sabíamos ni que había concurso”, apuntaba la madre.

En cuadrilla pasaron la tarde de carnaval once amigas y compañeras de quinto de Primaria del colegio Mater Dei. Juntas y disfrazadas, como ellas mismas explicaron, de bebés Picapiedra. “Cogimos una revista y la llevamos al cole, donde votamos al disfraz que más nos gustaba. Elegimos el ganador. Lo compramos hace unos días y aquí estamos”, decía Nerea Echeverría Sanz.

La familia formada por las hermanas Maite y Ainhoa Gómez, por Diego Pérez, y los niños Egoi, Maialen y Henar optó por el color en su disfraz de Carnaval. Un clásico que no falla, el de payasos. “Es el primer año que nos disfrazamos en familia, los críos tienen ya edad para disfrutarlo. La semana pasada miramos en casa lo que había y compramos lo necesario. No tenemos ninguna esperanza de ganar. ¿Cómo vamos a ganar con semejantes carrozas que hay por aquí”, decía Maite Gómez. Sus sobrinos, Egoi y Maialen vestían de león y de rana, respectivamente.

Pasadas las ocho de la tarde, los organizadores del concurso dieron el fallo. En categoría adultos, el primer premio fue para el grupo de ‘Tirapichón’, con 200 euros, seguidos de ‘Minecraft’, con 100 euros. Una merienda en categoría familias se llevó la cuadrilla de pingüinos y, en categoría infantil, resultaron premiados con chucherías los grupos de góndolas, Maléfica, Star Wars, un loro y Lego. La del 6 de febrero fue una divertida tarde que volverá a repetirse el próximo año.

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR