DE PASO POR ESTELLA – Gregory De Veau e Yvette De Veau-Hurd Estados Unidos – “Mi hermana va a su ritmo, yo al mío, y luego nos juntamos”

DE PASO POR ESTELLA – Gregory De Veau e  Yvette De Veau-Hurd  Estados Unidos – “Mi hermana va a su ritmo, yo al mío, y luego nos juntamos”

Cuentan con 33 días para recorrer la distancia entre Saint Jean Pièd de Port y Santiago de Compostela

Gregory De Veau y su hermana Yvette De Veau-Hurd son hermanos.
Con 60 años, él está jubilado y vive en California. Yvette, de 57, es empresaria y reside en New Hampshire. Juntos afrontan desde el miércoles 25 de abril su primera experiencia en España y en el Camino. Tienen por delante 33 días para recorrer la distancia entre Saint Jean de Pied de Port y Santiago de Compostela y para sorprenderse a cada paso con la historia, la cultura y el arte de los lugares que visitan.

¿Cómo surge la idea de hacer el Camino?
Gregory De Veau. Hace tres años me mudé a California y me retiré. Empecé a hacer montañismo en una asociación de voluntariado, como guía de montaña. Otra de las voluntarias me dijo que estaba dispuesta a venir a España a hacer el Camino. Me interesé por el tema y vi una película, The Way-El Camino, que me gustó mucho y me animó a tomar la decisión. Lo decidí hace dos años y poco después se lo comenté a mi hermana, quien dijo que también vendría. Mi hermana nunca me dice no, por lo tanto yo tampoco pude decirle que no.

¿Qué tal os lleváis como hermanos en esta aventura?
Yvette De Veau. Muy bien.
G.D.V. Vamos a diferente ritmo. Yo llego antes y la espero. Conocemos a tanta gente agradable a lo largo del camino que es seguro, en realidad sólo tengo que cuidarme a mí mismo. La gente dice que cada persona tiene que hacer el Camino a su ritmo. Ella va al suyo, yo al mío, y luego nos juntamos.

¿Está yendo todo como esperabais?
Y.D.V. En mi opinión, está siendo más fácil de lo que imaginaba, desde el punto de vista técnico. Es precioso y la gente muy agradable. Sorprende que haya peregrinos de todos los lugares del mundo.
G.V.D. Como anécdota, al llegar a Madrid perdí el pasaporte, luego ya lo recuperé, pero eso nos hizo retrasar el viaje hasta Saint Jean Pied de Port para comenzar el Camino.

A veces en los viajes se busca el contacto con lo local y no tanto lo internacional, ¿cómo lleváis este tema?
G.V.D. Nos gusta la inmersión con lo local, pero también estar en contacto con otras personas de otros lugares. Lo único que evitamos es el contacto con Estados Unidos. Yo le digo a mi mujer que no se lo tome como algo personal, pero que no la llamo hasta el próximo domingo. Es una manera de hacer un descanso, la manera de estar aquí y no pensar demasiado en aquello.

¿Habéis entrenado?
Y.V.D. Yo vengo del invierno de New Hampshire, así que no he podido. Hubiera sido interesante. Mi hermano está muy acostumbrado, con el grupo de voluntariado camina todo el tiempo.
G.D.V. He sido voluntario en diferentes lugares, tanto en destinos nacionales como en el Estado de California. He hecho montañismo con un guía y también he sido guía para otra gente. Por lo tanto, el Camino no está siendo difícil, aunque supone caminar día tras día. En California, he practicado tres días a la semana, aquí se camina todos. Es diferente.

¿Es muy conocido el Camino en Estados Unidos? ¿Teníais muchas referencias?
G.D.V. La primera vez que oí hablar del Camino de Santiago fue en la película. Pero es cierto que allí existe la Asociación Nacional de Peregrinos, con una delegación donde yo vivo, la ‘Orange County Chapter’. Les conté que estaba interesado en hacer el Camino y ellos me dieron información. Conocí a unas 40 personas que ya lo habían hecho y había al menos otras 20 que lo querían hacer. Cuando le comenté a un amigo dijo que él también quería, pero que no disponía de tanto tiempo. Nos vamos a juntar con él y con su hija en Astorga.

¿Habéis tenido ocasión de conocer Estella?
Y.D.V. Todavía no. Yo me he echado una siesta al llegar.
G.D.V. Yo ya he dado una vuelta, he ido a comprar el pan y alguna otra cosa.

¿Os interesa conocer los lugares a los que llegáis?
Y.D.V. Por supuesto, estamos interesados. Nos encanta la comida y el vino que estamos probando. Y los edificios antiguos nos llaman mucho la atención. Nosotros somos católicos y, aunque no es la razón por la que hacemos el Camino, entramos a cada una de las iglesias que nos encontramos. Y son increíbles.
G.D.V. Los lugares son precios, con mucha historia. Me han dicho que hay muchos otros Caminos para hacer, aunque el Francés sea el más habitual. La próxima vez que venga será sin fecha de vuelta, sólo con el billete de ida para recorrer sin prisas.

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies