Cumplir con la tradición en todos los santos

Cumplir con la tradición en todos los santos

No sólo el día 1 de noviembre, también durante las jornadas previas, los cementerios de Tierra Estella recibieron las visitas y los cuidados de vecinos y familiares de los difuntos

Día 1 de noviembre, Todos los Santos. Los cementerios de Tierra Estella acogieron las visitas y recuperaron su mejor imagen con flores frescas, velas y faroles. Pero no sólo el día 1, también durante los días previos los camposantos recibieron gran afluencia de familiares con la intención de acometer pequeños trabajos, sobre todo de limpieza, pintura y jardinería, que en muchos casos, no se han realizado durante todo el año.

El camposanto estellés se divide en tres áreas: 

el cementerio antiguo o primitivo, la ampliación 

de 1980, y junto a ella, la última zona de expansión

La intención es que los espacios de cada familia estén lo más adecentados posible para el día 1. Son jornadas dedicadas al recuerdo de los difuntos, aunque para la mayoría no resulte imprescindible un día en el calendario para acordarse de quien ya no está. La vecina Asun Valerdi se había acercado el viernes al cementerio estellés, acompañada de su padre, para pintar las cadenas que rodean el panteón familiar, retirar hierbas y quitar el polvo. 

“Durante el año venimos al cementerio varias veces, pero de visita. Los preparativos sí que los hacemos prácticamente en víspera del día 1. No lo siento como una obligación, es algo que me apetece en estas fechas. Es todo lo que ahora podemos hacer por ellos”, explicaba. Los actos de encender las velas, poner los centros de flores y dar un retoque final esperarían a la víspera de Todos los Santos. 

Como la vecina de Estella, muchos otros se acercaron al cementerio los días previos, aprovechando, en muchos casos, los ratos de sol para realizar las diferentes tareas. Era también el caso de Marivi Santesteban Arrastia, de 53 años. “Durante el año no me gusta venir, pero ahora toca seguir con la tradición y venir un rato a quitar el polvo y limpiar un poco. Mañana traeré las flores”, decía en referencia al sábado. El día 1 también se acercaría al cementerio. “Vendré con mi marido y los hijos. Es un día muy de desfile, no me gusta mucho, pero es festivo y es más fácil venir en familia que cualquier otro día”, decía. 

Tres zonas

El cementerio estellés se divide en tres zonas. La zona A se corresponde con el cementerio antiguo, construido en el año 1853 y ampliado en 1904. Según datos del Ayuntamiento, consta de 645 panteones y 105 nichos. La zona B del camposanto es la ampliación de 1980 y tiene 302 panteones, 90 fosas individuales, 25 fosas comunes y 300 nichos. 

De 2010 data la zona C del cementerio y se corresponde con la última ampliación. Tiene capacidad para 193 panteones, 44 fosas individuales, 30 columbarios y 30 cinerarios. Esta última zona, por ser de reciente creación, está prácticamente toda disponible. En el camposanto estellés, la forma de enterramiento más común es el panteón, contabilizado un total de 1.140, seguido por el nicho. 

Durante el fin de semana, durante el día 1 y también el 2, el cementerio abrió sus puertas de 9 a 19.00 horas, para dar servicio a los vecinos. Durante el año, el camposanto abre el primer domingo de mes, en horario de 9.00 a 14.00 horas. La campa del barrio de la Merced se preparó el día festivo para acoger los cientos de coches que se acercaron hasta el cementerio, ya que como es habitual, se prohibía la subida en coche hasta el mismo recinto. 

¿Cómo vive el día 1 de noviembre?

Los días anteriores al 1 de noviembre, día de Todos los Santos, los vecinos se acercaron hasta el camposanto estellés para realizar tareas de limpieza, colocar flores y encender velas y faroles. Tarea triste para unos y reconfortante a su vez para otros. Tres vecinos explican cómo viven este día y lo que conlleva. 

Mª Puy Roa Irisarri, 63 años. 

“Lo vivo con cierta normalidad. El día de Todos los Santos está dedicado al recuerdo de los seres queridos, pero también los recordamos a diario. Sí que el 1 es un día más especial y por eso los días previos nos preocupamos por preparar y limpiar un poco”. 

Juan José Valencia Azcona, 61 años. 

“Yo lo vivo mal, no me gusta. No vengo en todo el año al cementerio, sólo este día para preparar, para poner las flores y el día 1 a las ocho de la mañana para encender los faroles, cuando no hay gente. No hace falta venir aquí para acordarte de tus difuntos”. 

Amalia Jiménez Amador, 55 años.

“Vivo estos días con tristeza. Me acuerdo mucho de mis seres queridos que faltan. Son días de preparativos. Quitamos las flores que están mal, limpiamos lo necesario y traemos los nuevos centros. El domingo 1 por supuesto que subo al cementerio”. 

Título

Tasas municipales

Concesión de panteones, fosas individuales, nichos, columbarios y cinerarios. 

Panteones. Concesión de parcelas para panteones por 50 años, 2.500 euros

Fosas individuales. A diez años, 104,70 euros. Prórroga por 5 años, 94,23 euros.

Nichos. Concesión por 10 años, 230,34 euros. 

Columbarios. Concesión por 50 años, 500 euros. 

Cinerarios. Concesión por 10 años, 120 euros. 

Título

Contenidos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies