TIERRA ESTELLA GLOBAL – Sara Azcona – Bélgica – “Bruselas ofrece oportunidades como sede de las instituciones europeas, pero es muy competitiva”

Sara Azcona vivió en primera persona el caos de los atentados del 22 de marzo
en la capital europea. Llegaba a su oficina, en el centro de la ciudad, tan sólo quince minutos antes de las explosiones

Sara Azcona Zabala (Estella, 1982) se trasladaba en 2008 a Inglaterra con el objetivo de mejorar su nivel de inglés, actividad que alternó con varios trabajos, como el de asistente financiera en una tienda de comercio justo. Era 2010 cuando le surgió la oportunidad de cursar un Máster de Estudios Europeos en Bruselas aprovechando, además, que la situación laboral en España había empeorado.

Actualmente, Sara Azcona trabaja en la ONG Health and Environment Alliance (HEAL) como responsable del departamento de Finanzas y Administración. Su entidad, organización sin ánimo de lucro líder en Europa sobre la afección del medio ambiente a la salud, defiende cambios de política medioambiental que ayuden a mejorar la calidad de vida de las personas.

Ex jugadora de fútbol sala en la S.D. Zalatambor cuando vivía en Estella, Sara Azcona desarrolla ahora su afición en un equipo local. Su tiempo libre lo dedica también a disfrutar de una ciudad que ha visto alterada su vida en los últimos meses por los atentados del 22 de marzo, que se cobraban la vida de 35 personas y causaba más de 300 heridos. En la siguiente entrevista, Azcona cuenta, además de su experiencia laboral y personal en la ciudad, cómo vivió aquél día negro que convulsionó Europa.

¿Cómo describes la vida en la capital de Europa?
La vida en la capital es tranquila. Bruselas es pequeña y, por lo tanto, no muy estresante. Las horas puntas son las más movidas, pero normalmente se puede pasear sin mayor problema por sus calles, plazas y avenidas. Recientemente el centro de la ciudad lo han hecho peatonal, así que es muy agradable caminar y salir a tomar algo. El centro está situado cerca de la conocida ‘grande place’ y ‘la bourse’.

¿Y un día cualquiera para Sara Azcona?
Mi jornada laboral normalmente es de lunes a viernes de 9 a 17 h. Cuando tengo la temporada de auditoría o eventos, entonces requiere meter más horas. Después del trabajo aprovecho para hacer un poco de ejercicio, juego en un equipo de futbol sala en Bruselas. También suelo quedar para tomar algo con mi gente en el centro o en algún parque.

¿Ha recuperado Bruselas su normalidad, los atentados del 22-M marcaron un antes y un después?
La verdad que sí, por desgracia era una cosa que yo intuía iba ocurrir tarde o temprano. Después del 22M, estuvimos con máxima seguridad durante tres semanas. Dos días después de los atentados tuve que ir a la oficina a retirar papeleo urgente. Me costó llegar el triple de lo que me cuesta normalmente. Había controles por todos los lados, en las pocas estaciones de metro que estaban abiertas había que abrir los bolsos donde hacían continuos chequeos. Una semana después decidí cambiar mi horario, e ir antes a trabajar por superstición. El metro estaba casi vacío, hasta no hace bien poco no se ha vuelto a la normalidad. Aún así sigue habiendo militares en algunas estaciones de metro, edificios oficiales, el palacio real, etc. Se nota que hay menos turistas.

¿Cómo recuerdas ese día?
Ese día lo recuerdo como si fuese ayer porque me toco muy de cerca. Cada día para trabajar tengo que pasar por Maelbeeck, porque mi oficina está en frente del edificio de la Comisión Europea, al lado de la parada de metro Schuman, la siguiente a Maelbeeck. Normalmente entro a trabajar a las 9 de la mañana, pero ese día iba con un poco retraso y corrí para coger el metro de las 8.45. Llegué a la oficina sobre las 9 y allí me enteré del atentado en el aeropuerto de Zaventen. Yo en ese momento pensé en el proyecto que teníamos que presentar al día siguiente, y decidí salir al banco para recoger unos documentos porque intuía que iban a cerrar todo a cal y canto.

La explosión en Maelbeeck no la escuche porque estaba en el banco, a unos 5-10 minutos a pie de la estación pero, según bajaba de la rotonda en Schuman, un hombre gritó, “ha habido una bomba en Schuman no vayáis por ahí”. Corrí para llegar a la oficina y contarles a mis compañeras lo ocurrido, se me saltaban las lágrimas de impotencia y rabia, la gente salía del metro desesperada.

Lo primero que hicimos fue contactar con dos compañeras que suelen llegar a esa hora. Por suerte estaban bien. Después contacte a mi ama para que no se preocupara. Viendo cómo estaba la situación en la calle, decidimos irnos a casa a trabajar porque en cuestión de minutos acordonarían el perímetro y no podríamos salir. Fuimos rodeando la zona afectada, andando, la gente nos indicaba que no fuéramos por algunas calles que había gente herida y un caos completo. La verdad que tuve mucha suerte porque me salvé por 10 minutos.

¿Qué es lo que más te gusta hacer en Bruselas?
Ir a algún parque a correr, a la Grande Place a tomar un café, asistir a diferentes actividades culturales o festivales de música al aire libre; y organizar a los aitas visitas guiadas cuando vienen a verme. Otra de las ventajas de Bruselas es que ciudades como París y Londres están sólo a una hora y dos horas en tren y muy bien conectada también con otras ciudades belgas.

¿Es un buen sitio Bruselas para probar suerte desde el punto de vista profesional? ¿Ofrece más oportunidades que España?
Por el hecho de estar las instituciones europeas puede que ofrezca más oportunidades, pero desde el punto de vista profesional, es muy competitiva. Por dar un ejemplo, para un puesto de becario en mi organización se llegan a recibir más de 300 currículos.

¿Cómo ven los belgas a los españoles allí? ¿Nos entienden como una inmigración diferente a la de décadas pasadas?
Aunque estemos dentro de la Unión Europea, nos siguen viendo como emigrantes. La crisis del mercado laboral ha hecho que gente joven bien formada tenga que marchar fuera. Antaño igual era toda la familia la que emigraba por causa de la guerra. De todos modos, en los últimos años, aunque hayamos retrocedió un poco a causa de la crisis, a Navarra se le considera como una de las mejores regiones de Europa, por su calidad de vida, por invertir en energías renovables, por la sanidad… Espero que toda esta gente que tuvo que salir pueda volver algún día para contribuir a mejorar nuestros pueblos.

¿Animarías a la gente a irse fuera, a probar nuevas experiencias?
Sí, claro, salir al extranjero siempre te va aportar cosas positivas. Aunque pueda ser difícil al principio, te hace madurar y crecer en lo profesional y en lo personal. Siempre es enriquecedor conocer nuevas culturas, idiomas y gente interesante. De cada lugar, de cada experiencia, aprendes algo nuevo que te servirá para el presente y para tu futuro. Lo que recomiendo a la gente joven es que se informe bien y que aproveche cada oportunidad, que vaya con un plan de antemano.

DATOS


Nombre y apellidos. Sara Azcona Zabala
Lugar y fecha de nacimiento. 11 Febrero 1982, Estella-Lizarra.
Formación. Ciclo Superior en Administración y Finanzas. Diplomatura en Empresariales.
Master International en Estudios Europeos.
Profesión actual. Oficial de Finanzas y Administración.
Empresa. Health and Environment Alliance (HEAL).
http://www.env-health.org
Idiomas. Euskera, Castellano, Inglés y Francés.
Fecha de llegada. Septiembre del 2010.
Otros destinos. Antes de ir a Bruselas, vivió dos años en Lewis, sur de Inglaterra.
¿Fecha de vuelta? “No tengo fecha de vuelta, pero me gustaría volver en un futuro”.

LO MEJOR Y LO PEOR


LO MEJOR
“Que es una ciudad pequeña en comparación con otras capitales europeas como Londres, París y Madrid. Con lo cual no pierdes mucho tiempo para desplazarte de un lugar a otro. Es muy cosmopolita y hay muchas actividades culturales”.

LO PEOR
“El tiempo. Parecerá un tópico, pero después de tantos años se nota y hasta te puede cambiar el carácter. La falta de vitamina D a causa del sol, entre otras cosas, es increíble. También encuentro que Bruselas tiene que mejorar el sistema de recolecta de basuras. Hay algunos barrios un poco sucios”.

EL TOP 3 DE SARA AZCONA


1. La ‘Grande Place’.

2. El parque ‘Cinquantenaire’.

3. Las vistas desde la ‘Basilique’. “Desde mi punto de vista, son más bonitas que las que puedes ver desde el ‘Atomium’ que es más turístico”.

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR