ASOCIACIONES – Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) – Un apoyo en Tierra Estella

ASOCIACIONES – Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) – Un apoyo en Tierra Estella

Los problemas derivados del alquiler social centran las atenciones del colectivo en los últimos tiempos

La Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) de Tierra Estella se formaba en febrero de 2012 con el impulso de dos vecinos que acudían a reuniones en Pamplona. Nacía y crecía un foro de apoyo interpersonal que reúne tanto a afectados como a voluntarios con conciencia social. Actualmente, un nutrido grupo de personas de la Merindad acude a las asambleas que se celebran el primer y tercer miércoles de cada mes en la casa de la juventud María Vicuña.

Lo que comenzó como un grupo informal se constituyó oficialmente como plataforma en 2015, después de numerosos cursos de formación, de mucho trabajo y de la colaboración con los Servicios Sociales de Base. Con el tiempo se fueron sumando profesionales, como dos abogadas que actualmente prestan asesoramiento gratuito a los usuarios.

El grupo nacía como consecuencia de la crisis que explotó en 2008, si bien, explican los miembros de la plataforma, a Navarra llegó algo más tarde. El colectivo conoció en primera línea, desde 2012 hasta 2017, los años críticos de los expedientes de desahucio, cuando mayor fue el grupo de afectados y más intensa la acogida.

Desde 2013, la Plataforma ha atendido a unas 300 familias que han solicitado información y/o ayuda en mayor o menor grado y ha celebrado 240 asambleas, algunas de ellas con la asistencia de hasta 40 personas, entre afectados y no afectados. Durante este tiempo, el colectivo no tiene constancia de ningún desahucio y, de una manera u otra, los casos han sido resueltos.

Miembro voluntario de la PAH, Luis Urra explica que el colectivo de Tierra Estella ha conocido casos de muchos tipos. “Cada situación es un mundo. Nos ha tocado acompañar casos más sencillos y otros más complicados, con problemas familiares, económicos, laborales y psicológicos. Luego cada caso llega en diferente momento del proceso y la manera de proceder es distinta”.

Reunión de acogida

Apunta Urra que el trabajo de la Plataforma comienza con una primera reunión de acogida en privado para conocer la situación del afectado: su deuda, la entidad bancaria y el momento del proceso. “Vemos si el problema está en que no ha pagado dos meses la cuota de la hipoteca, si tiene un proceso abierto con el banco, si hay ya citación judicial o si está desahuciado”, cuenta.

Después, el afectado pasa a participar en las asambleas, donde se van poniendo al día los casos y donde cada afectado decide cómo va a proceder. “Cada persona decide por sí misma si considera que quiere demandar al banco, si quiere negociar o si quiere hacer una concentración, con el apoyo de la Plataforma”.

En la negociación, los dos resultados más habituales son la dación en pago, cuando el banco se queda con el piso a cambio de la deuda, y la dación en pago con alquiler social, en este caso el afectado sigue viviendo en el inmueble, ahora propiedad del banco, en situación de alquiler por un precio por debajo del de mercado calculado en base a su situación económica. En los últimos años, otra vía de negociación que se ha abierto con las entidades bancarias es el código de buenas prácticas. Durante un periodo de entre tres y cinco años, el afectado sólo paga los intereses del préstamo y tiene una carencia de hasta 40 años para pagar la deuda.

“Cuando los afectados vamos con la Plataforma, los bancos te abren las puertas”, cuenta Cándido Jiménez, uno de los afectados de Estella “Si vas sólo, con tus pocos conocimientos, abusan de su poder. Se aprovechan de la falta de información. Por eso es importante contactar con la Plataforma a tiempo. Desgraciadamente, en buena parte de los casos se hace tarde”.

“Lo que está claro es que la deuda es la deuda”, apunta otro de los afectados y una de las personas fundadoras del grupo en Estella, Jesús Manuel Biurrun, vecino de Los Arcos. “De una manera u otra pagas lo que debes. Yo perdí mi casa, ahora vivo en ella de alquiler”, cuenta.
Como desde el primer día, Biurrun defiende la existencia de las plataformas que atienden a los afectados por la hipoteca en situaciones tan duras como perder tu vivienda. A pesar de haber estado pagando por ella durante varios años.

Las personas que lo necesiten, pueden contactar con la PAH de Tierra Estella a través del correo electrónico pahestella@gmail.com.

ASÍ ES

FUNDACIÓN. La Plataforma de Afectados por la Hipoteca de Tierra Estella (PAH) da sus primeros pasos en 2012, si bien no se constituye oficialmente como tal hasta 2015.

SOCIOS. El colectivo no tiene socios, sino personas que solicitan ayuda o información y atienden las asambleas y otras voluntarias que apoyan a quienes se encuentran en dificultades vinculadas con la hipoteca.

REUNIONES. Se celebran asambleas todos los primeros y terceros miércoles de cada mes en la casa de la juventud María Vicuña a las 19.15 horas.

FINANCIACIÓN. El colectivo se auto gestiona. Realizan venta de merchandising.

CONTACTO. pahestella@gmail.com

TESTIMONIO

Cándido Jiménez Jiménez. Afectado por la hipoteca.

El estellés Cándido Jiménez Jiménez, de 48 años, está casado y tiene dos hijos. En 2012 perdió su trabajo en el sector de la Construcción y se quedó en el paro. “Siempre he trabajado, 19 años llevaba en la construcción, y nunca me ha faltado de nada. Tenía mi hipoteca y no pude hacerle frente”, cuenta.

Después de años de pagar las cuotas de la hipoteca, a falta de una deuda de 30.000 euros y ante la imposibilidad de seguir pagando, el banco le propuso rehipotecarse. “Y lo hice en tres ocasiones. De los 30.000 euros iniciales pasé a deber 85.000 euros. La bola se fue haciendo más grande. Me siento engañado. Abusaron de su poder”, explica.

Cándido Jiménez negoció con el banco y le concedieron el Código de Buenas Prácticas. Actualmente es perceptor de Renta Básica y paga al mes los intereses del préstamo. “Ha sido un respiro, pero me quedan dos años para finalizar el plazo del Código de Buenas Prácticas, luego no sé qué pasará. Durante este tiempo sólo he tenido trabajos intermitentes y de corta duración. Necesito trabajar”, cuenta.

¿En qué te ha ayudado la PAH?
Tuve la gran suerte de encontrarme con estas personas. Moralmente ha sido muy importante para mí. Me informaron y me ayudaron a seguir para adelante. Me siento acompañado porque, de otra manera, los bancos hacen contigo lo que quieren. Te venden seguros, préstamos personales, y en mi caso me hicieron rehipotecarme tres veces triplicando la deuda.

¿Cómo ves tu futuro?
Sólo espero encontrar algo de trabajo.

 

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies