ASOCIACIONES – Arkijas – Comprometidos con la cultura y la historia de Zúñiga

Con el objetivo de mantener vivo el municipio, un grupo de vecinos se unía en 1993 para organizar actividades. Entre ellas, una revista anual y la creación de un museo etnográfico

La constancia y la ilusión permanente caracterizan a la Asociación Cultural Arkijas. También el amor y la dedicación de sus integrantes por el pueblo. Desde que en 1992, un grupo de amigos, vecinos e hijos del municipio de Zúñiga dieron los primeros pasos, la actividad no ha decaído, ni las nuevas ideas ni los nuevos proyectos. El colectivo está inmerso en un fin de largo recorrido: la rehabilitación total de su sede, una casa que ansía albergar un museo etnográfico con piezas y recuerdos de la localidad.

Era hace ya 23 años cuando varios vecinos o hijos del pueblo empezaron a darle vueltas al asunto. A ello se refiere uno de los fundadores del colectivo, Pablo Corres. “La realidad es que fue a raíz de la muerte de un amigo cuando dijimos: ¿por qué no hacer algo para que no nos juntemos solamente en situaciones así?, ¿algo que valga para el pueblo?”. Y así fue como se creó el embrión de la asociación que actualmente reúne a 132 socios de hecho y 84 de derecho.

Era en 1993 cuando se constituía la Asociación Cultural Arkijas y en 1996 cuando sucede otro hito que ha marcado su historia: la familia de Luciana Corres, una vecina de la localidad, viuda y sin hijos que dona al colectivo su casa, en la calle Mayor de Zúñiga. “Hasta entonces no teníamos sede como tal, sino un local que nos cedía el Ayuntamiento. La casa nos permite nuevos proyectos y desde su donación estamos manos a la obra, poco a poco, arreglándola”, explica el presidente, Javier Arróniz. Los socios han preparado un txoko en el sótano y han arreglado alguna de las habitaciones. El trabajo duro les espera en la planta de arriba.

La recuperación
del pasado de Zúñiga es una de las inquietudes del colectivo, una ilusión por mantener viva su memoria

Precisamente, la casa abre la puerta a la creación en su interior de un museo etnográfico, un proyecto ambicioso, como los socios califican, pero que ya va reuniendo algunas piezas testigo del pasado de la localidad. “Una socia se está encargando de restaurarlas”, añade Arróniz. De hecho, la recuperación del pasado de Zúñiga es una de las inquietudes del colectivo, una ilusión por mantener viva su memoria, la memoria de la infancia de cada uno de sus socios.

Revista cultural ‘Arkijas’
Este es, precisamente, uno de los objetivos de la asociación. “No queremos que se olviden las cosas del pueblo, queremos conservar su historia y potenciar actividades para mover el pueblo y mantenerlo vivo”.

Proyectos no les faltan. Destaca entre todos ellos el compromiso que el colectivo adquirió desde un principio y una de las “creaciones” de las que más orgullosos se muestran: la edición de la revista cultural Arkijas. “Es una revista que al principio la hacíamos toda a mano, era y sigue siendo muy manual. Recoge las inquietudes de todos nosotros en artículos que están muy documentados y son muy rigurosos, sobre temas como el ferrocarril vasco-navarro, las guerras carlistas, la iglesia, la fauna y la flora autóctona. Entre los socios hay gente muy entendida y se hace con mucho rigor”, apunta otro de los integrantes, Fernando Díaz. Desde 1993, se han publicado nada menos que 35 ejemplares.

Junto a la ilusión del museo y la realización de la revista, la actividad de Arkijas, que no para, la alimentan exposiciones –micológicas, fotográficas, de prehistoria, etc.-, ediciones de libros, salidas culturales, colaboraciones con el Ayuntamiento –por ejemplo, en la realización de un mural en el frontón, en la Semana Cultural o con la Vía Verde- y, por supuesto, la comida anual que celebran en el lugar que les da nombre, la ermita de Arkijas.

Las reuniones de sus socios son la excusa perfecta para “volver al pueblo”. Aseguran que un sentimiento de nostalgia reside en el fondo de su ímpetu y en su voluntad por mantener vivo el pasado y contribuir al futuro de su pueblo: Zúñiga.

Título

DATOS


FORMACIÓN:
La idea comienza a gestarse en 1992. Un año después se constituye la Asociación Cultural Arkijas.

NÚMERO DE SOCIOS:
132 de hecho y 84 de derecho.

JUNTA:
Presidente, Javier Arróniz. Vicepresidente, Fernando Díaz. Secretaria, Elisa Casado. Tesorera, Carmen Echávarri. Vocales, Pili Abáigar, Javier Díaz, José Luis, Ángel y Javier Egüés y Mª Ángeles Lizaso.

FINANCIANCIÓN:
Las cuotas, de 35 euros al año, y una subvención del Ayuntamiento de Zúñiga de unos 400 euros.

JAVIER ARRÓNIZ - PRESIDENTE


¿Cuál es la peculiaridad de la Asociación Cultural Arkijas?
Más que lo que nos distingue, o quizá por ello, es lo que nos une con otros colectivos de otros pueblos: que sentir el lugar en el que has vivido o vives, une, y mantiene los pueblos vivos.

¿Son necesarios colectivos como este en las pequeñas localidades?
Sí, sin lugar a dudas. Si no quieres que el pueblo muera, hay que transmitir sus valores, sus costumbres y su historia para que los que te siguen lo sientan como tú.

Título

Contenidos relacionados

1 Comentario

  1. Miguel Zúñiga

    Estimados señores, según tengo entendido, la Asociación Cultural Arkijas edita la revista Arkijas. Estoy interesado en adquirir su ejemplar más reciente, igualmente estoy interesado en conocer más sobre la A.C. Arkijas y sobre los requisitos a cumplir para ser socio. Un saludo desde la ciudad de Nueva York, EEUU.

    Reply

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR