10 trucos para atraer a la suerte por Navidad

El azar es profundamente caprichoso. Optimismo, esperanza e ilusión, en definitiva, energía positiva, pueden ser la clave para ponerlo de nuestro lado en los sorteos de Navidad y de El Niño

La suerte y el azar suelen estar unidas a la superstición, sobre todo en lo referente a la lotería. Los milagros no existen, pero el optimismo y la esperanza generan una energía positiva que puede ayudar. Así que, ¿por qué no probar alguna táctica, aunque no demostrada científicamente, que genere ilusión, y quién sabe, pueda poner la suerte de nuestro lado? El decálogo siguiente aporta alguna idea útil de cara al Sorteo de Navidad y el Sorteo de El Niño.

01. Gestos clásicos
¿Quién no ha pasado el décimo por la barriga de una embarazada, por la cabeza de un calvo, la espalda de un jorobado o por el lomo de un gato negro? Son acciones sencillas que a muchos, dicen, les han funcionado.

02. Buscar números con significado personal
Desde los orígenes de la lotería de Navidad, las personas han buscado en los números un significado, una interpretación que los acercara un poco más al premio. Ejemplos de ello son las fechas de nacimientos, de una boda, de una victoria deportiva importante e incluso de una catástrofe. Dicen que las desgracias, como inundaciones o incendios, pueden tener una contrapartida positiva: la suerte.

03. No regales lotería
Regalar lotería siempre ha sido una idea recurrida, de última hora, que no supone quebraderos de cabeza y, además, muy bien recibida. Pero también es cierto que la lotería que toca es la que se paga… Que cada cual tome sus decisiones y tiente a la suerte como desee: pagando o recibiendo el regalo.

04. Ser fiel a un determinado número
Mucho cuidado si siempre juegas a un mismo número. Asegúrate de conseguirlo con tiempo porque, ¿qué pasaría si este año no lo has comprado y es el año de la suerte? Los fieles a una misma cifra confían en que la suerte finalmente, tarde o temprano, caiga en sus redes. A veces la tradición por un mismo número se llega a pasar de padres a hijos.

05. No rechazar a los feos
Todos los números entran en el bombo, no te olvides. Feo o bonito, eso es algo subjetivo. A veces han caído los números más bajos y aquéllos que contienen varios ceros. Repetimos: todos están en el bombo.

06. Buscar la suerte donde ya ha tocado
Si el dinero llama al dinero, quizá los sitios en los que ya ha tocado tengan una mayor propensión a repetir. Por lugares pueden ser ciudades y también administraciones agraciadas. La prueba de esta sentencia es que las administraciones que ya han sido premiadas ven cómo sus ventas se incrementan considerablemente en la siguiente campaña navideña.

07. Buscarla donde nunca antes ha tocado
Puede ser una buena decisión comprar lotería en localidades pequeñitas, con apenas presencia en los medios de comunicación, donde nunca antes ha caído un premio del sorteo de Navidad. Quién sabe, la suerte llama a las puertas menos imaginadas. Conviene aprovechar las excursiones de fin de semana para comprar un décimo.

08. Dormir con los décimos debajo de la almohada
La suerte no está asegurada, quizá sí lo esté el desvelo… ¿qué haré si me toca el Gordo? ¿Un viaje alrededor del mundo? ¿Un yate, un avión privado? ¿Un ático en Manhattan?

09. Tomar acciones antes del sorteo
Dirigidas a las personas más supersticiosas y a las más creyentes. La lista de acciones puede ser amplia, desde colocar una monedas de oro en la cartera porque el dinero llama al dinero, pasando por ponerse un alfiler en la chaqueta el día del sorteo, hasta acudir a los santos y a la acción divina. No es raro que las estampas y patronos lleguen a los monederos en estos días señalados.

10. Vestirse para salir en la tele
Por si acaso, porque la suerte es muy caprichosa, no dudes en levantarte el 22 de diciembre y el 5 de enero con el mayor optimismo, con la confianza de que todo es posible, y vestirte con tus mejores galas, sin olvidarse del maquillaje ellas ni ellos de la corbata. Si toca y hay que salir en la tele, hay que estar preparado, con la mejor imagen. No estaría de más dejar enfriando unas botellas de champán y tener preparadas unas palabritas por si nos enchufan la alcachofa y salimos en prime-time. Por si acaso.

Contenidos relacionados

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies